Opiniones restaurante Molarepa, restaurante venezolano en Zaragoza

Nuestra puntuación

Desde una terraza en Ibiza y esperando a que salga mi ferry a Formentera, aprovecho este rato que tengo para compartir con vosotros la última visita a un restaurante en Zaragoza. En esta ocasión la experiencia se debió a la visita de mi amiga Yasmina que estaba recién llegada de Japón y pasó  a vernos a Zaragoza.

Pues bien, para variar me quedé yo encargado de elegir restaurante y la verdad es que enseguida me vino a la cabeza este restaurante venezolano en Zaragoza y les dije que si les apetecía y como se fía mucho de mí, pues allí que fuimos.

Dónde está el Restaurante Venezolano de Zaragoza Molarepa

El restaurante Molarepa se encuentra en el centro de la ciudad, entre la calle de Coso y la calle San Miguel, en una de esas calles estrechas de lo que en tiempos fue la judería de Zaragoza

ubicacion restaurante molarepa zaragoza
ubicacion restaurante molarepa zaragoza

Calle Santa Catalina, 1

50001 Zaragoza – SPAIN

Tel. 876 53 82 85

La ubicación no es maravillosa, si bien es cierto que está en pleno centro de Zaragoza, es una calle con muy poco paso de gente por lo que las posibilidades de que alguien se encuentre el restaurante son pequeñas.

Pero la verdad es que el boca a boca en estos casos hace mucho, un restaurante bueno, bonito y barato en Zaragoza y en el centro, hace que seguro corra la voz y se llene día tras días.

Si quieres ir en coche al restaurante Molarepa de Zaragoza, te recomendamos aparcar en el entorno de la Plaza de los Sitios o en el recién inaugurado parking de la calle Moret. Si intentas apara sin pagar lo tienes bastante complicado, el centro de Zaragoza es malísimo para aparcar, yo os recomiendo ir en transporte público.

El tranvía de Zaragoza te deja en la parada de Plaza España a menos de 5 minutos caminando del restaurante, y en la misma puerta tienes paradas de bus como el 38, 22, 35. Al estar en pleno centro, vengas de cualquier barrio de Zaragoza podrás aparcar sin problema.

Instalaciones del Restaurante Venezolano de Zaragoza Molarepa

Quizás sea el punto más negativo de este restaurante venezolano de Zaragoza, sus instalaciones. Se encuentra en un pequeño bar que en tiempos era muy coqueto pero que ha perdido el encanto, vamos, que podría tratarse del bar de barrio de debajo de tu casa, la verdad es que la fachada está bastante bien, la verais identificada con dos banderas venezolanas en los ventanales a ambos lados de la puerta de acceso.

Una vez entras ya puedes ver lo angosto del lugar, es un restaurante pequeño, con muy pocas mesas, concretamente 5 mesas, por lo que pueden cenar un máximo de 20 personas al mismo tiempo.

Entrando a la izquierda una mesa, enfrente de la barra y a la derecha 3, justo hasta dónde están las escaleras que dan acceso al baño y al fondo una cuarta mesa. A nosotros nos acomodaron en esta y la verdad es que bastante bien, si podéis elegir, elegid la del fondo que se está más tranquilo.

Otro punto débil es la climatización, pasamos un poquito de calor, me dio la sensación de que no tenían aire acondicionado, calor teníamos, quizás estuviera flojo.

Y el último punto débil es el olor. Nada más entrar a ver si tenían mesa libre es lo primero que ví, el olor, de hecho me dijeron que si esperábamos 5 minutos tendríamos mesa y salí a hablar con mis amigos para comentarles el tema del olor a fritanga. A ninguno nos importó así que entramos y cenamos Eso sí, la ropa a la lavadora directamente.

Menús del Restaurante Venezolano de Zaragoza Molarepa

menu restaurante molarepa zaragoza
menu restaurante molarepa zaragoza

Este punto me sorprendió bastante, fui creyendo que el menú iba a ser básicamente arepas, diferentes tipos de arepas, pero todo arepas y me equivoqué.

El menú de este restaurante venezolano es bastante amplio, entrantes, arepas y postre con vinos, zumos o cocteles. Me sorprendió gratamente.

Os recomiendo no elegir mucha comida en este restaurante de Zaragoza porque podéis acabar reventados. Nosotros pedimos para 4 2 entrantes (yuca frita y tequeños) y una arepa por cabeza y nos acabamos todo de puro milagro.

Obligatorias son las arepas, si venís por primera vez las tenéis que probar sí o sí, tienen bastantes clases de arepas.

Para los que no lo sepáis y aunque no sea exactamente os va a quedar muy claro, las arepas son una especie de tortas rellenas de cosas, como un quebab de un pan un poco más duro y de máiz (creo). Y el relleno del bocadillo es al gusto, lo más habitual es con carne mechada (carne desmigada)

La verdad es que de los entrantes me quedé con ganas de probar bastantes cosas, así que la próxima vez que vaya creo que en lugar de pedir arepa, cenaré a base de entrantes para probar más cosas.

Eso sí, el menú de este restaurante no es apto para vigoréxicos y personas en continua dieta, el aporte calorífico de cada plato es incontable. Pero merece la pena, una vez al año, no hace daño

Precio del Restaurante Venezolano de Zaragoza Molarepa

arepa restaurante molarepa zaragoza
arepa restaurante molarepa zaragoza

Estamos hablando de un restaurante de barrio, con unas instalaciones justillas y con un nivel de elaboración de platos no muy alto por lo que nos podemos pensar que el precio del restaurante molarepa no será muy alto

Y nada más lejos de la realidad, son unos precios más que bajos, nosotros cenamos por 12€ con botella de vino incluida y no nos cabía más en el cuerpo. Pedimos la arepa Premium, la que lleva más ingredientes, y eso subió un poco la cuenta, pero si os cogéis una arepa normal, podéis cenar por menos de 10€, vamos, casi casi es como ir al McDonals.

Tanto el precio de los entrantes, como el de las arepas como el de los postres está bastante bien, es una buena opción si quieres comer algo diferente en Zaragoza sin tener que pagar mucho dinero.

 

Servicio del Restaurante Venezolano de Zaragoza Molarepa

arepa premium restaurante molarepa zaragoza
arepa premium restaurante molarepa zaragoza

Y aquí está el punto más fuerte de este restaurante de Zaragoza, su servicio.

La verdad es que antes de atravesar la puerta estaba bastante decepcionado con el servicio, intenté llamarlos unas 10 veces durante 3 días para reservar y no había manera de contactarlos, creo que el teléfono lo tienen de adorno y no hacen reservas, cosa que entiendo perfectamente porque al ser un bar tan pequeño, si coges una reserva y te la cancelan, te quedas con un cuadro de casi el 50% de las mesas canceladas.

El no poder reservar no fue un problema puesto que al estar ubicado tan céntrico, decidimos pasar a probar suerte y la verdad es que la tuvimos, pudimos cenar esperando tan solo 5 minutos.

Otro servicio que ofrecen es comida para llevar que la verdad es una buena opción, podéis llamar a glovo para que os lleven la cena, ellos creo que no hacen reparto, pero con Glovo nada es mposible.

Y por último y lo que más me impactó fue el final, un fin de cena genial, salió la cocinera, que creo que es la dueña, a preguntarnos que qué tal habíamos cenado, que si habíamos probado comida de este tipo, etc. Estaría unos 15 minutos hablando con nosotros y la verdad es que la señora era entrañable y a mí me pareció un detallazo que saliera.

Además los camareros son muy amables, por lo que la experiencia en este restaurante, a pesar del olor, fue bastante buena, calorífica a la par que buena. Os lo recomiendo, tanto Yasmina, como Elena como Sergio o yo cenamos bastante bien y quedamos muy satisfechos.

Cerraré el artículo con una pregunta que nos hizo la señora que salió a hablar con nosotros, ¿os ha gustado como para repetir? A lo que los 4 dijimos, por supuesto, ¡REPETIREMOS!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *